martes, 31 de enero de 2012

Marc Quinn

Londres, Inglaterra, 1964, artista ingles reconocido mundialmente

Las obras de Marc Quinn, llevan a sus ultimas consecuencias la sensibilidad hacia el cuerpo humano y la moralidad, tan promocionadas por el Arte britanico de la decada de los noventa.

Para su obra Self (1991), Quinn utilizo cuatro litros y medio de sangre, que se extrajo a si mismo durante un periodo de cinco meses. Vertio la sangre en un molde en negativo de su cabeza, y congelo el conjunto. Esta presentacion de la ?cabeza sangrante? se expuso en un contenedor de cristal, ubicado sobre una unidad refrigerante, primero en 1991, y mas tarde, en 1992 en la Galeria Saatchi. Esta obra se ha convertido en un puntal de referencia para el Art of The Body.

Quinn ha utilizado su propio cuerpo como fuente de material prima repetidamente. Segun sus propias palabras: ? Lo que uno conoce mejor y peor al mismo tiempo es precisamente a uno mismo? ?fundir? el cuerpo, le da a uno la oportunidad de verse a si mismo?.


3 comentarios:

Juan Nadie dijo...

Pues, ¿qué quieres que te diga? La cabeza sangrante da bastante repelús. Otras cosas no están mal, pero yo tengo siempre un poco de prevención hacia los artistas que creen a pies juntillas que el arte debe provocar. En realidad todo lo que de moderno hay en el arte ya se hizo en las primeras décadas del siglo XX.

Gatopardo dijo...

Después de Marcel Duchamp, nada nuevo bajo el sol...

Juan Nadie dijo...

Ahí, ahí.