miércoles, 28 de diciembre de 2011

Glenn Gould, el enigma de un pianista revolucionario

"Lo que ocurre entre mi mano izquierda y mi mano derecha es un asunto privado que no le importa a nadie". Así zanjaba Glenn Gould en 1974 la pregunta del periodista Jonathan Cott sobre la célebre postura que adoptaba frente al piano. Flexionado como un feto en el útero materno, Gould (Toronto, 1932-1982) se sentaba sobre una silla de madera paticorta (construida para él por su padre) que dejaba su nariz a ras del teclado.

Encorvado, siempre ensimismado, canturreando, el pianista canadiense rompió con su excéntrica personalidad las leyes que hasta entonces marcaban la pauta estética -y escénica- de los concertistas. Subía al escenario con el frac arrugado bajo una -o varias- bufandas, abrigo y mitones. Dejaba sus manos a remojo durante veinte minutos antes de tocar y siempre evitaba el contacto físico (a lo Howard Hughes) con extraños. Huía de la fama, de su público, y sólo encontró respiro en las herméticas salas de grabación.

Pero sus salidas de tono, su adicción a las pastillas y su patológica fobia a lo extraño sólo son parte del culto a la personalidad de uno de los pianistas más intensos y brillantes de la historia, un hombre escurridizo y errático, que plantó cara a las tradiciones y cuya versión de Las variaciones Goldberg de Bach (más allá de ser la pieza predilecta de los banquetes de casquería del caníbal Hannibal Lecter) es un hito del siglo XX.


7 comentarios:

Juan Nadie dijo...

Curioso personaje.

Juan Nadie dijo...

Si no fuese por la maravilla de su interpretación, casi se diría un Jerry Lewis de los teclados.

Gatopardo dijo...

Se dice que posiblemente sufriese del síndrome de Asperger.

Explorador dijo...

Desde la perspectiva de quien es absolutamente negado para la música, envidio a todos los capaces de crear o sentir cosas así. ebe ser un extasis. Que maravilla.

Un saludo :)

Gatopardo dijo...

En comparación con gente como él, todos somos negados.
Un saludo

Francesca Paolucci dijo...

I added also this other blog of yours to my links!

Gatopardo dijo...

Thank you and welcome Francesca, I'm very happy.